Portada » Blog » Ksar o Casar

Ksar o Casar

«Ksar», núcleo urbano de la región Draa – Tafilalet, que junto con las kasbahs es la joya arquitectónica de la ruta de las «Mil Kasbahs»

La palabra Ksar sirve para definir una aldea fortificada. Es un conjunto habitacional amurallado que normalmente congrega las viviendas de miembros de una misma tribu. A su vez, debe responder a las necesidades de esta comunidad. Además de la protección de la población y de sus viviendas contra los posibles ataques de otras tribus, debe servir de albergue y protección a los animales, debe conservar las cosechas mediante graneros y silos colectivos, debe ofrecer a la población protección religiosa, instalando en el ksar zaouias, mezquitas, morabitos y debe albergar la vida social y económica de la comunidad…

El plural de la palabra árabe ksar es ksour.

El término ksar este término está totalmente castellanizado con la acepción “casar”, que según la RAE (Real Academia Española de la lengua) quiere decir “conjunto de casas que no llegan a formar pueblo”.

Hay muchos casares repartidos por Marruecos, pero son muy característicos del valle de los oasis presaharianos, provincias de Errachidia, Tinerhir, Zagora y Ouarzazate. Los numerosos casares de arquitectura tradicional en adobe de estas provincias suponen uno de los atractivos turísticos del área conocida como la ruta de las Mil Kasbahs.

El ksar como modo de vida

Los casares son además de un tipo de arquitectura, un modo de vida en el que la comunidad representa una parte importante de la vida de cada habitante.

Múltiples callejones salen en todas las direcciones del ksar formando recovecos en el laberinto de casas, de estos callejones muchos son cubiertos, en forma de adarve. Bajo los callejones cubiertos es normal encontrar grupitos de habitantes charlando a la fresca que proporciona el adarve. Las azoteas “Msria” de las casas se convierten en lugar de reunión, en ellas se juntan las mujeres para la charla de última hora de la tarde, durante la puesta de sol. Las casas no sólo se comunican por medio de los callejones, sino que también están unidas unas con otras a través de las azoteas, convirtiendo la parte alta del ksar en un gran espacio en el que los niños se encuentran para sus juegos.

No es raro que el ksar esté rodeado, al menos parcialmente, por las tierras de cultivo pertenecientes a la tribu que lo habita. En el caso de los casares del valle de los oasis presaharianos suele estar cerca del palmeral, que servía de protección climática para los campos de cultivo.

Los valles de los oasis presaharianos, ubicados en el sureste de Marruecos, eran parte de la ruta de las caravanas, por tanto, no era extraño que se alternaran casares de tribus árabes, bereberes y judías, que poblaban la zona y que comerciaban con las caravanas.

Ejemplos de «ksar»

Según cuentan en Rissani hay 365 casares, uno por cada día del año. Lo que sí es totalmente cierto, es que en la provincia de Errachidia, en la que se encuentra Rissani, hay más de 400 ksares y kasbahs repartidos por los valles del Ziz, del Gheris y del Ghuir, que se mimetizan con el entorno árido de la hamada o que se ocultan a la sombra de las palmeras.

En la provincia de Errachidia encontramos ksares como “el Meski”, cuya parte antigua está abandonada y totalmente en ruinas, ubicado pocos kilómetros al sur de Er-Rachidia, en el valle del río Ziz. “El Fida”, “Oulad Abdelhalim” y “Abuam” están en Rissani, «Mezguida» está ubicado entre Rissani y Eroud y “Maadid” al norte de Erfoud. En el palmeral del Ferkla, cerca de Tinejdad está el ksar El Khorbat, en el que se puede visitar el Museo de los Oasis.

Al sureste de Zagora está uno de los casares más conocidos de Marruecos por su peculiaridad de que casi todos sus callejones están cubiertos y porque alberga una importante biblioteca coránica y zawiya, es “Tamegroute”.

Pocos kilómetros al noroeste de la ciudad de Ouarzazate encontramos el ksar más conocido de Marruecos, declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1987, el de “Ait Benhaddou”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *